Librería Oletvm
0
Artículos
Ver cesta
Búsqueda avanzada
DEFLACION. ¿CREACION DESTRUCTIVA?
Título:
DEFLACION. ¿CREACION DESTRUCTIVA?. NEUROSIS POR DINERO Y FUTURO NIVEL DE VIDA DE LA GENTE
Autor:
GRAÑA LUZA, JOSE ALBERTO
Editorial:
CHIADO EDITORIAL
Materia
ECONOMIA GENERAL
ISBN:
978-989-52-0347-5
Páginas:
116
Encuadernación:
Rústica
Disponibilidad:
No disponible, consultar plazo
11,00 €

Sinopsis

El presente ensayo de investigación considera el riesgo deflacionario, uno de los rasgos específicos observados tanto en la Gran Depresión del 1929, como en la Gran Recesión iniciada en 2007-8, guardando las particularidades históricas. Desde el año 2012, EEUU, Japón, desde 1997, y diversos países de la Unión Europea, enfrentan tendencias deflacionarias que amenazarían –en distintos grados- su estabilidad financiera, económica y, en última instancia, su gobernabilidad.
Sin embargo, la teoría, experticia y prácticas de los banqueros centrales han estado en las últimas cinco décadas relacionadas al control inflacionario. Luego, el riesgo deflacionario, un fenómeno menos entendido, convierte en esquivas y hasta contraproducentes las políticas monetarias y fiscales adoptadas desde el 2009. En algunos países europeos, el sobredimensionamiento de políticas de “austeridad expansiva” impuestas por la troika, notoriamente en Grecia e Irlanda, España, Italia y Portugal, aumentaron –indebidamente- el riesgo deflacionario, recesión, paro laboral y también sus deudas soberanas.
Se argumenta en el libro que enfrentaríamos un fenómeno más complejo, no únicamente de ineficiencia de banqueros centrales o alguna “imperfección de mercado”. Así, desde la economía política se alcanzaría a distinguir la especificidad histórica del proceso deflacionario contemporáneo. Siguiendo a M Hudson, estaríamos ante una “inflación (deuda-deflación) diferente que está creando una nueva clase rentista de tipo neo feudal, ansiosa por construir o comprar carreteras para convertirlas en vías de peaje, comprar los derechos de los parquímetros, privatizar cárceles, la educación y otra infraestructura pública básica”. Desde nuestra perspectiva, estaríamos inmersos en un sistema de generación de rentas de riesgo moral y aumento de deuda, adicto al dinero fiduciario y a los avales públicos.